LOS CHAKRAS Y EL AURA

Función de los Chakras

Antiguos textos indúes nos describen la existencia de siete puntos de energía principales que corren a lo largo de nuestra columna vertebral y que guardan relación directa con determinados órganos y glándulas. A estos puntos de energía se les denomina chakras, tienen forma de espiral y giran en sentido horario.

Su función es la de servir como puerta de ingreso a la Energía Universal, modificándola a un nivel de vibración más lento para adecuarla a la frecuencia individual de cada persona. Esta dependerá del grado de evolución espiritual que se halla alcanzado.

Una vez en nuestro cuerpo, se transforman en energía vital y son conducidos por unos canales llamados meridianos, o nadis, a nuestras células, órganos y glándulas.

También tenemos chakras secundarios ubicados en nuestras manos y pies, en los que confluyen los meridianos que descienden por los brazos y piernas actuando como auténticos centros emisores de energía.

Los chakras tienen un área de acción específica, pero a su vez están relacionados con los demás. Es por eso que si uno se altera, afectará el funcionamiento de los otros.

Cuando tenemos pensamientos negativos, estrés, ansiedad o estemos preocupados con algún problema, esto generará inmediatamente que la energía vital disminuya en forma gradual y se contamine.