El cuidado de los pies y las piernas es de vital importancia ya que sostienen el peso de nuestro cuerpo y soportan diariamente horas de pie, horas sentados en posturas que dificultan la circulación de la sangre, calzado inapropiado,… si no se les presta la atención debida, esta sobrecarga en las extremidades inferiores puede provocar dolores musculares, de espalda y cervicales que probablemente haya que tratar con especialistas.

¿Cómo funciona?
Las acciones de masaje y vibración penetran en las diferentes capas musculares de los pies, tobillos y gemelos proporcionándole así efectos de relajación y renovación.

Los masajes y vibraciones se aplican sobre puntos reflejos vitales que se encuentran en los pies y en las plantas de los mismos, provocando así beneficiosos efectos reflexológicos.
Estimula la circulación, a la vez que prepara y calienta los músculos; además de liberar la tensión y reducir el estrés.
Ayuda a tonificar, dar forma y embellecer las piernas.
El uso del masajeador después de hacer ejercicio ayuda a que los músculos se recuperen de la tensión y de la fatiga con mayor rapidez. A la vez que ayuda a disolver con mayor facilidad las formaciones de ácidos lácticos.

Subir